Confucio

Confucio: Gran Pensador

Confucio (551 a.C.- 479 a.C.) nació en Lu, estado ubicado en la actual provincia de Shandong, China. Fue un importante pensador y educador que vivió a finales del período denominado Primavera y Otoño (722 a.C. - 481 a.C.) y se le considera como el fundador de la escuela confuciana de pensamiento rujia.

Los antepasados de Confucio pertenecían a la aristocracia del estado de Song, descendientes de la casa real de Yin, de la que formaban parte los últimos emperadores de la dinastía Shang (1767 a.C.-1123 a.C.). Cuando Confucio era pequeño, su padre murió. Este hecho causó el progresivo deterioro de la economía familiar. A pesar de que durante su juventud Confucio fue muy pobre, siempre mantuvo su voluntad puesta en el estudio; gustaba decir por aquella época que de tres personas que caminan juntas, habría una que podría ser su maestro.
 
Años después, empezó a recorrer China dictando conferencias. Se dice que impartió sus enseñanzas a más de 3.000 discípulos, muchos de los cuales provenían de familias pobres. Así cambió gradualmente la tradición vigente en su época de permitir únicamente a los hijos de familias nobles acceder a la educación. Dedicó sus últimos años a recopilar y editar antiguos documentos, ayudando a conservar una gran cantidad de ellos. Textos como El Libro de la Poesía, El libro de la Historia y El Libro de las Mutaciones son algunos de los libros trabajados por él.
 
Muchas de las propuestas de este pensador conservan su valor en la actualidad. Confucio enriqueció el significado de la categoría ren (sentido de lo humano), al considerar que el hombre, para alcanzarla y desarrollarla, debe preocuparse por los demás y no imponer a otros lo que no quiere que otros le impongan. Enseñó además, que el caballero busca la armonía, pero no la uniformidad, acentuando la importancia, en las relaciones interpersonales, de reconocer las diferencias entre las personas y no utilizar un único criterio estándar para juzgarlas, pues consideraba que esta actitud permitiría alcanzar la total armonía y estabilidad en la sociedad. En el plano educativo, Confucio buscaba animar a sus discípulos para que reflexionasen por sí mismos, ya que consideraba importante utilizar un criterio propio para obtener una mejor comprensión entorno a la existencia.
 
Sus enseñanzas, recogidas por sus discípulos, se encuentran en el libro conocido como Las Analectas. El pensamiento de Confucio fue absorbido y desarrollado por generaciones posteriores, convirtiéndose con el tiempo en un componente esencial de la cultura china. Su influencia se extendió gradualmente también a los países vecinos (especialmente Corea y Japón) y se amplió con ello la esfera de influencia de las ideas  confucianas.
 
Confucio es, sin duda alguna, figura fundamental en la cultura china, su nombre es bien conocido por importantes pensadores a lo largo de la historia y sus enseñanzas han influido, en menor o mayor medida, en las ideas y comportamientos de prácticamente todos sus pobladores. Por último, es también considerado una figura central en la cultura del mundo.
 
 

 

Av. Universitaria N° 890, San Miguel.Perú | Teléfonos: (511) 6 2 6 - 6 3 2 0
® 2009 Pontificia Universidad Católica del Perú - Todos los derechos reservados