BECAS De SISU

SISU Summer Camp 2017

Quisiera iniciar el recuento de este campamento de verano agradeciendo al Instituto Confucio PUCP por darme la gran oportunidad de cumplir este sueño que había tenido desde que emprendí la aventura de aprender el idioma: poder viajar y conocer China. Mis expectativas fueron superadas ampliamente y esta experiencia queda como uno de los más hermosos recuerdos de mi vida.

Desde la salida en el aeropuerto de Lima, estábamos bastante nerviosos, ya que quedaban varias horas hasta poder arribar a nuestro destino, el aeropuerto internacional de Pudong; no obstante, al llegar nos recibieron cordialmente nuestras profesoras guía quienes con una sonrisa y agitando el banner con el nombre de nuestra universidad e Instituto Confucio, nos hizo sentir bienvenidos y dispuestos a vivir cada día en Shanghai como si fuera el último.

En nuestras clases por las mañanas aprendimos junto a nuestros profesores y demás compañeros. Con la ayuda de nuestra profesora, quien es una profesional de altísimo nivel, logramos aprender más de 30 formas gramaticales y repasar muchísimo vocabulario. Además del libro reglamentario, llevamos un libro de texto de comprensión lectora, lo cual nos ayudó a adoptar nuevas formas de aprendizaje mediante la predicción de textos, significados de palabras, etc.

Durante las tardes, nuestro objetivo fue conocer la gran ciudad de Shanghai y disfrutar de los maravillosos lugares turísticos que nos ofrecía. En los primeros días, fuimos a la Torre de la Perla, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Fue muy emocionante el subir por el ascensor y descubrir lo pequeño del mundo ante nuestros ojos. Apreciamos los grandes edificios y el río Huangpu, sintiendo la magia de Shanghai. Posteriormente, otro de los lugares más hermosos fue nuestra visita a Zhujiajiao, la Venecia china, en donde navegamos por el río en la ciudad y pudimos probar una gran variedad de comida china, diferente a la que habíamos probado en la ciudad. Fue muy relajante apreciar otra cara de China reflejada en un pequeño pueblo a las afueras de Shanghai. De esa misma forma nos sentimos cuando fuimos al Yuyuan Garden, uno de los lugares más visitados por los turistas al ser el ejemplo más claro de que la modernidad y la antigüedad pueden coexistir. Igualmente disfrutamos de la visita a Hangzhou, ubicada en la provincia cercana de Zhengjiang, cerca de Shanghai. Ahi visitamos el espectacular lago Xihu, y pudimos apreciar la puesta de sol mientras navegábamos en botes. Los museos también nos hicieron ilusionarnos al aprender que tan magnánimo había sido el desarrollo económico de Shanghai, hasta lograr convertirse en una de las ciudades más modernas del Asia.

Hacen falta más que palabras para poder describir lo maravillosos que fueron cada uno de los días en Shanghai, aprendiendo y conociendo un nuevo mundo. Espero que de esta manera varios otros estudiantes se animen a ampliar sus horizontes y aprendan este idioma que, sin lugar a dudas, enriquece el alma y la mente.

Beatriz Alexandra Aguedo Huiza

COMPARTIR

RESEÑA SISU SUMMER CAMP 2017

El campamento de verano en SISU Shanghái fue una de las mejores experiencias de mi vida. Quisiera comenzar agradeciendo a los maravillosos y únicos chicos y chicas que conocí a propósito del viaje y que forman parte de todas las memorias de Shanghái que guardo y recuerdo con una sonrisa. Cada uno diferente y único, lo cual caracterizó a nuestro grupo como uno unido y divertido. Así también, guardo mucho aprecio por los compañeros internacionales que conocí durante el tiempo que vivimos y estudiamos en Shanghái.

De igual manera, quisiera expresar mi gratitud más profunda por todas las personas admirables que conocí en China. A mi profesora del curso de idioma quien considero es una de las mejores profesoras que he conocido, además de amable, divertida y con genuino interés por conocer otras culturas como la nuestra. A las estudiantes voluntarias, que más allá de ayudarnos amablemente en todo lo que necesitáramos se convirtieron en nuestras amigas; a Vivian, que siempre fue muy profesional con nosotros, así como muy amable. A todas las personas que conocí en las calles y distintos lugares de Shanghái, a quienes consulté por direcciones y me ayudaron gustosamente, con quienes me quedé conversando entretenidamente y con quienes sintieron curiosidad por nosotros y nos tomamos fotos juntos. Todos me enseñaron lecciones de vida, académicas, sobre cultura china y dejaron en mi memoria recuerdos imborrables, 非常感谢你们。

Una de las mayores lecciones que me llevo es respecto al idioma chino. Vivir en China por un tiempo suficiente para sentirlo como un hogar me dio la oportunidad de usar el idioma todos los días e incluso organizar mis pensamientos subconscientes del día a día en chino. Al respecto, en primer lugar, redescubrí y confirmé que el idioma chino es un idioma muy bello, a la vez complicado y a la vez de una sencillez que invita a todos a prenderlo. En segundo lugar, disfruté y me sentí maravillada cada día en las clases de idioma. La excelente capacidad para explicar y gran metodología de la profesora, junto con las evaluaciones continuas, hicieron que cada día profundizara más en el aprendizaje del idioma chino.

En tercer lugar, fue invaluable tener la oportunidad de perfeccionar el idioma chino en China, ya que era necesario aprender nuevas palabras a diario, así como hablar en chino, debido a que usualmente no se usa mucho el inglés en las calles. Ello constituyó un gran incentivo para esforzarme en aprender más chino incluso fuera de las clases con la intensión de ser mejor entendida al conversar con las demás personas en chino. En este sentido, una de las mayores satisfacciones que tuve durante el programa fue el poder ser entendida cuando hablaba en chino con las personas en las calles y lugares que visitábamos y ser capaz de sostener conversaciones y movilizarme por mi cuenta en Shanghái, además de ver mis esfuerzos recompensados al obtener la calificación de excelente al concluir el programa de idioma chino.

Por otra parte, otra de las mayores lecciones que me llevé fue respecto a la cultura china, tanto a nivel histórico y tradicional, como pudimos observar y experimentar en las visitas (豫园, 朱家角) y museos, así también como a nivel de cultura actual de China, y en particular de Shanghái, como el estilo de vida, las costumbres y la modernidad (东方明珠塔). Por esta razón, quisiera agradecer a SISU por llevarnos a los lugares más emblemáticos de Shanghái, en los que pudimos ser capaces de ver paisajes y escenarios hermosos que quedarán grabados en nuestra memoria.

Quisiera además resaltar el favorable impacto que tuvo en mí el viaje a China, ya que, al vivir en Shanghái por tres semanas, tiempo suficiente para generar un hábito, fui capaz de experimentar China como mi segundo hogar, aprender nuevas cosas, reflexionar, y mejorar tanto como alumna de idioma chino, como mejorar como persona aprendiendo de las experiencias de los demás, así como redescubrir el alto valor de muchas de mis habilidades.

Por apoyarme en esta maravillosa experiencia y confiar en mí quisiera agradecer desde el fondo de mi corazón a todos los que hicieron posible que tuviera la oportunidad de conocer China con mis propios ojos y trajera conmigo inolvidables recuerdos y sentimientos. Mi más sincero agradecimiento y aprecio a nuestro Instituto Confucio, a SISU (上海外国语大学), a Shanghái, a China y a todas las personas increíbles y amables que conocí.

Después de esta inigualable y memorable experiencia quedo con el gran deseo de regresar al que fue nuestro hogar durante ese tiempo, Shanghái, ver nuevamente a las voluntarias y profesores que nos ayudaron, visitar otra vez los hermosos lugares que conocimos y regresar algún día a Shanghái en grupo.

El viaje a China me brindó una gran motivación para perfeccionar el idioma chino, reafirmó mi vocación por convertirme en una experta en Estudios Asiáticos, me animó a continuar leyendo sobre la historia y cultura china, me alentó a seguir conociendo y estudiando el mundo a través del Derecho Internacional, me motivó a seguir conversando en chino con los demás y a continuar compartiendo mi gran experiencia a mis amigos y personas cercanas para, de esta forma, animarlos a conocer más sobre China y tender lazos de entendimiento y amistad entre ambos países.

我爱上海,我爱中国,我哎中文!!!

Diana Aduviri

COMPARTIR

RESEÑA DE MI EXPERIENCIA EN SHANGHAI

Todo empezó con la oportunidad brindada por Hanban con la beca de campamento de verano, la cual sería una gran puerta hacia una experiencia inolvidable en la ciudad de Shanghai.

En conjunto con un grupo de 20 estudiantes del instituto Confucio PUCP totalmente desconocidos partiríamos hacia unas tierras al otro lado del mundo para ser partícipes de una nueva ciudad, cultura, idioma y personas totalmente extrañas; que inesperadamente acabarían siendo las mejores tres semanas de mi vida.

La llegada al aeropuerto de Shanghai me hizo darme cuenta que necesitaríamos  uno del otro para poder sobre llevar el cambio drástico de cultura. En todo momento la universidad se preocupó por la comodidad y la inclusión del grupo desde la recepción en el aeropuerto, durante la estadía hasta el último día; las guías asignadas fueron muy amables y pacientes, se encargaron de mostrarnos los alrededores de la universidad y más que eso nos enseñaron a sobrevivir en esta gran ciudad.

En el aspecto de la enseñanza del idioma, pude notar la diferencia de estudiar en un entorno extranjero y un entorno nativo del idioma. Se puede llevar a la práctica lo aprendido en clase a las afueras de las aulas, un entorno rodeado de un idioma distinto pero conocido a la vez. Las clases culturales nos ayudaron a comprender el estilo de vida y actividades en la rutina de los chinos. Todas estas clases nos hicieron convivir con personas de otras partes del mundo (italianos, japoneses, rusos, etc.) con nuestro mismo objetivo, el de aprender el idioma chino.

Las salidas a lugares turísticos nos mostraron muchos aspectos e historia de la cultura china entre estos la torre “la perla”, zhujiajiao, yu yuan garden, el “bund”, the west lake en HanZhou. Todas y cada una de estas acompañadas con cada anécdota y experiencia vivida en grupo hizo cada momento inolvidable y memorable.

Agradezco sinceramente de todo corazón al instituto Confucio PUCP por haberme brindado la oportunidad de conocer la tan maravillosa ciudad de Shanghai y de poder convivir con el mejor grupo.

Cesar Anchiraico

COMPARTIR

Mi experiencia en SISU Summer Camp 2017

Mi experiencia en Shanghai China, fue una experiencia que se vive una vez en la vida.

Hace varios años que estudio el idioma y la cultura China, me ha llamado la atención desde que tenía 16 años, por lo importante y significativa que se ha vuelto para el mundo.

Cuando recibí la noticia que había sido seleccionada para la beca de 3 semanas en la universidad de SISU, me llene de expectativas, había estudiado parte de la cultura China, pero el saber que me iba en tan poco tiempo aumento las expectativas que tenía.

Al llegar a Shanghai, lo primero que me llamo la atención fueron los edificios que existen en toda la ciudad, de igual manera me encontré con un clima que pocas veces en la vida había vivido. Hacía mucho calor, y la lluvia venía repentinamente.

Las clases empezaron, y por primera vez, tenía clases totalmente en inglés y con personas de otros países. Fue una experiencia realmente enriquecedora, pues así pude conocer no solo la cultura china, sino que también, otras culturas totalmente diferentes a la latina.

Así mismo, después de clases o teníamos visitas culturales o clases sobre la cultura china. En las visitas culturales pudimos conocer distintos lugares tanto tradicionales como modernos. Ahí fue cuando me di cuenta de que existía un lugar en el que podía convivir la tradición de una cultura con lo moderno de un mundo globalizado. Esa fue una de las cosas que más me impresionó de China y que más despertó mi admiración.

Mis lugares favoritos fueron Pearl Tower, porque jamás había estado en un edifico tan moderno, y con una arquitectura tan diferente a las demás; es un lugar en el que te sientes diferente, pues la vista que se tiene de China es maravillosa. Mi segundo lugar favorito fue la provincia de Hangzhou, una provincia realmente romántica, con paisajes tan tradicionales que te hacen olvidar que te encuentras cerca de una ciudad muy cosmopolita; allí pude visitar diferentes templos, en los que realmente me sentí impactada por los paisajes. Por otro lado, en la provincia de Hangzhou tuve la oportunidad de recorrer un lago realmente hermoso y tomar fotos en un paisaje digno de una postal.

Para finalizar, quiero decir que estoy infinitamente agradecida por la oportunidad brindada, porque cumplí uno de mis sueños y empecé a crear nuevos. Conocí gente increíble, no solo extranjeros, sino también personas del grupo Perú. Mi mayor aprendizaje fue de la gente, cada persona en este viaje ha dejado una huella en mi vida, que recordaré para toda la vida con mucha emoción.

Sin duda, China es un lugar totalmente diferente a Perú, en todo, en la comida, el transporte, la forma de vivir, la forma de relacionarse con la gente; poder conocer una cultura tan diferente a la tuya y vivirla de tan cerca realmente te cambia; te abre la mente; te hace soñar diferente, más alto; te hace ver el mundo de una manera distinta, con ganas de conocer más, y por supuesto de regresar a China en un futuro cercano.

Jessica Marroquin

COMPARTIR

¿Por qué pienso que todos deberían vivir la experiencia SISU Summer Camp?

China, por supuesto, es el motivo central. Su lengua, su historia, su cultura, su gente, sus ciudades. Una tierra así, preciosa y misteriosa como solo ella misma, abre los ojos y el corazón de cualquiera que tenga el placer de conocerla. El viajar a China, es prácticamente despertar en un sueño.

La finalidad principal de viajar era ampliar nuestros conocimientos generales sobre el idioma, la cultura y China, en general; la experiencia Summer Camp no solo lo consiguió, hizo mucho más que eso. Desde el primer día, el primer paso en tierras extranjeras, el primer respiro fuera del avión, Shanghái nos recibió cálidamente. En su representación estuvieron las voluntarias de la universidad, esperando por nosotros con sonrisas y brazos abiertos. Ellas nos abrieron las puertas a los que serían 20 maravillosos días para 20 maravillosos jóvenes.

Mi concepto de estudiar en verano fue reconstruido por completo. Las clases matutinas de chino pasaron de ser parte del horario a ser parte de la aventura en un parpadeo gracias a Chen laoshi, quien siempre tuvo la iniciativa de enseñarnos un poco más e incluirnos, hacernos parte del lenguaje y el grupo. Por la tarde, las distintas actividades que teníamos a diario nos mostraron una Shanghái, diferente a la que los ojos jóvenes aprecian; histórica e innovadora, simple pero rica en razones. Disfruté cada atracción, museo y taller, incluso los viajes en bus eran interesantes y divertidos. El voluntarioso guía, que nos acompañó durante todo el viaje, nunca se cansó de contarnos sobre la ciudad y mis compañeros becarios, que se convirtieron en amistades que aprecio profundamente, siempre estuvieron contentos de escuchar. Y al caer el sol, las exploraciones nocturnas fueron toda una odisea que nos mostró que el verdadero color de Shanghai es el de una brillante estrella.

Recuerdo especialmente el viaje a Hangzhou que nos consagró como un grupo unido y armonioso. La ciudad creciendo alrededor del espléndido lago y la naturaleza floreciendo junto a los templos. Aquel día tuvimos la oportunidad de sostener y admirar un trozo de la fe china, y todos nos hicimos parte de ella. Puedo decir que fueron vivencias invaluables pero soy consciente del costo y agradezco sinceramente el presupuesto invertido en hacernos vivir China.

Estudiamos, visitamos, interactuamos. Conocimos China desde adentro con actividades programadas y actividades improvisadas. Incluso las pequeñas acciones (pedir indicaciones, ordenar comida, pedir ayuda con fotografías o regatear en los mercados) representaron gran parte de nuestra aventura de aprendizaje y nos llevaron a hacer más amigos. Lo hicimos todo como solo becarios SISU hubieran podido, y fue magnífico.

Sin lugar a dudas, la experiencia SISU Summer Camp marcó en mi vida un punto de inflexión. Ahora que he visto el otro lado del mundo, puedo decir que mis ganas de conocer no han hecho más que incrementarse y que ninguno de los jóvenes que partió aquel viernes 04 de agosto, fue el mismo que regresó.

Estos son los motivos por los que pienso que todos deberían vivir la experiencia SISU Summer Camp, porque todos necesitan sus propios maravillosos 20.

Lucero Perales

COMPARTIR

Mi experiencia en el SISU Summer camp

Desde hace mucho tiempo uno de mis sueños era poder visitar China, en especial Shanghái, ya que tenía entendido que era una de las ciudades más modernas y cosmopolitas no sólo en China, si no en el continente asiático. Y no hay mejor manera de cerciorarse que vivirlo.

Desde el momento que obtuve la beca para el summer camp, mis expectativas eran grandes, y éstas fueron sobrepasadas por una ciudad con tantos matices y lugares por conocer como Shanghái. Desde mi llegada al aeropuerto de Pudong y ser recibidos por las profesoras de SISU, marcaba el inicio de una estadía inolvidable.

En todo el trayecto de llegada a la universidad desde el aeropuerto, se podía percibir la emoción y alegría colectiva por parte de todos los becarios, que nos encontrábamos deslumbrados por ésta ciudad de amplio asfaltado, que parecía interminable. Llegamos a la universidad e hicimos el check-in en el hotel. La estancia en el SISU guesthouse fue muy grata, teniendo todo lo necesario para que podamos aprovechar la experiencia de estudio y conocimiento cultural que nos brindaba la universidad. Luego de la ceremonia de inauguración del programa, pudimos hacer un paseo de reconocimiento del campus Hongkou de SISU, el cual cuenta con comedor principal, restaurantes y tiendas de comida variadas para los estudiantes. Todos nos encontramos muy emocionados, conociendo el lugar de estudio mientras nos adaptábamos al calor de un verano en Shanghái.

La experiencia académica y cultural brindada por la universidad fue muy satisfactoria, organizada e interesante. Pude aprender sobre el cortado de papel chino, y disfruté mucho mis clases de Taichi. Si bien las clases teóricas en el nivel que me encontraba contaban con un nivel superior a lo esperado, la profesora fue muy didáctica y tuvo paciencia a la hora de dar las clases, las cuales culminaron satisfactoriamente y con una foto grupal el día de la clausura.

Lo más interesante de la vida en Shanghái es su sistema de transporte público. La infraestructura con la que cuenta el metro, más la cultura de metro de la población, hace que sea un sistema de transporte barato, rápido y conveniente. De ahí, la modernidad y el dinamismo de una ciudad en constante crecimiento, hacían de Shanghái un lugar para no aburrirse nunca. El poder visitar los edificios más altos de la ciudad, en especial el Shanghái Tower, el 2do más alto del mundo, es una experiencia que atesoraré por siempre. Y por último, conocer de la gastronomía local, en especial poder comer los famosos xiao long bao en LuJiaZui, fue un deleite y un lujo.

En conclusión, ésta experiencia ha sido única e irrepetible en mi vida, tanto por lo vivido en China como por los contactos y las amistades hechas entre nosotros los becarios y los estudiantes extranjeros en SISU. Nuevas amistades, unidas por el interés por China, su potencial y su futuro.

Agradezco formalmente la oportunidad que me dio el Instituto Confucio PUCP de haber podido viajar a China por primera vez y haber cumplido mi sueño de visitar Shanghái.

Espero poder regresar en el futuro, y conocer aún más de la República Popular China, pues creo que mi futuro está ligado a éste gran país

Luis Ángel Maa

COMPARTIR

Campamento Summer Camp 2017

La mejor experiencia de mi vida hasta ahora, así es como podría describir los momentos maravillosos que pasamos mis compañeros peruanos y yo, teniendo día a día nuevas y cada vez más bonitas aventuras juntos. En el campamento también tuve la oportunidad de conocer nuevos amigos japoneses, italianos y rusos. Una hermosa experiencia cultural que nunca olvidare, conociendo más sobre la cultura china y asimismo también del idioma, además de eso también aprendimos algunas palabras en japonés.

Shanghái es un lun lugar realmente impresionante, todas sus calles y paisajes son maravillosos. Sobre la comida, pues realmente yo creía que sería horrible, pero me di cuenta que realmente no, hubieron varios platos que me encantaron, por ejemplo el plato llamado kaoya, que es el pato asado chino. Sobre las personas, tuve la oportunidad de hablar con varias personas cuando nos sabíamos cómo llegar a las estaciones del subway, y ellas nos ayudaron siendo muy amables, también al momento de comprar tuve la oportunidad de hablar y regatear con ellosY por último, me gustaría agradecer al instituto por esta oportunidad que me dio de conocer nuevos amigos y vivir grandes experiencias que las recordare toda la vida.

Melissa Ramos

COMPARTIR

Reseña de SISU Summer Camp

La beca otorgada por Shanghai International Studies University fue la mejor experiencia de mi vida y agradezco profundamente al instituto Confucio PUCP y a SISU por brindarme esa gran oportunidad.

Mi experiencia en Shanghai fue increíble. En un inicio llegamos emocionados y sin saber que nos esperando, buscando descubrir un nuevo continente alejado de América, que ninguno de nosotros esperaba conocer. Nos esperaba un calor de 40 grados, frente al cual tardamos en adaptarnos, pero nos importaba, estábamos felices de haber llegado y poder conocer Shanghai. Para nosotros todo era nuevo, todo era fascinante, al llegar a SISU guest house nos sorprendimos por lo bien organizado que estaba todo, donde ya nos esperaban para asignarnos nuestro cuartos y nos darían nuestro Schedule para las 3 semanas que estaríamos ahí. Al dia siguiente, tuvimos nuestra ceremonia de bienvenida donde conocimos a nuestros compañeros italianos y japoneses, evaluaron nuestro nivel de chino y nos asignaron nuestra clase. Mi clase designada fue la de nivel 1, quiero decir que aprendí mucho, el profesor Chen Tian fue muy paciente y muy didáctico. Aprendimos nuevo vocabulario y estructuras gramaticales. Sin embargo, nuestra vida no era solamente estudiar, SISU nos brindaba actividades culturales como cortado de papel, clases de tai chi, cultura de té y canto. Asimismo, realizaban visitas guiadas y paseos; pudimos visitar la torre Perla, Yuyuan Garden, el Museo arquitectónico de Shanghai, entre otros.

Respecto a la comida, todo era nueva para nosotros. Aunque extrañábamos la comida peruana, aprendimos a probar cada uno de los deliciosos platos que nos daban. Llegamos a probar caracoles, todo tipo  de pescados y sopas. Aprendimos a adaptarnos a la comida picante y pudimos vivir la experiencia culinaria Shanghainesa.

Tuvimos choques culturales como cualquier extranjero en una ciudad nueva: la comida, los baños, el cruzar la pista, el negociar; sin embargo era tanto nuestro deseo por conocer Shanghai que pudimos adaptarnos y para la segunda semana ya podían considerarnos ciudadanos chinos.

Shanghai es una ciudad hermosa, muy moderna; sus edificios son hermosos, nunca olvidaremos Waitan y su hermosa iluminación durante la noche. El tren en Shanghai es un medio de transporte increíble, muy eficaz. Asimismo, me encantó lo segura y acogedora que es la ciudad, nunca tuvimos miedo, siempre nos sentíamos seguros y como en casa.

La gente en Shanghai es amable y educada, siempre estaban dispuestos a ayudarnos y siempre nos dieron una mano cuando lo necesitábamos

No tengo palabras para describir lo agradecida que estoy y lo increíble que fue esta experiencia para mí. Me encantó todo lo que aprendí y todo lo que viví; es algo que siempre guardare como un recuerdo maravilloso.

Stacy Ramirez

COMPARTIR

PARA MAYOR
INFORMACIÓN

INGRESA AQUÍ